Por la vereda digital

Por José Alberto Gaytán García*

Es el título de un ameno e interesante libro escrito por Adriana Malvido que publicó el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (CONACULTA). Este libro lo encontré hace días en una librería de la ciudad de Xalapa, me llamó la atención su título porque de entrada me hizo recordar, como buen veracruzano, aquellas románticas estrofas de La vereda tropical, canción escrita por el gran músico y compositor jalisciense, Gonzalo Curiel, que dice: “Voy por la vereda tropical la noche plena de quietud con su perfume de humedad…”

En tema abordado en el libro está muy lejos de ser romántico y tropical, por el contrario, es hasta preocupante y tiene que serlo, ya que su lectura contiene una fuerte llamada de atención para avisarnos que aunque tardemos en aceptarlo o reconocerlo, el futuro desafiante e imparable nos alcanzó en muchas formas.

En este sentido, la autora del libro examina las formas y los cambios radicales que experimentará la cultura humana en su choque con los muchos rostros de la revolución digital. Nos dice la autora, que en esta revolución o era digital, basta hacer un clic en la computadora para romper las barreras del tiempo y del espacio y cita algunos ejemplos: con un clic nos da la bienvenida el museo Georges Pompidou de Arte Moderno de París, con información completa de todas sus exposiciones o bien, con otro clic, podemos entrar a una tienda virtual de Apple en tercera dimensión.

La lectura de La vereda digital es amena, instructiva y recomendable para cualquier persona interesada en el tema de la revolución digital, en especial, para alumnos, profesores e investigadores del mundo de la informática. La realidad virtual, el correo electrónico, medios interactivos, ¿cómo nació la Internet?, ¿quién está detrás de la Internet?, la multimedia, la robótica, etc., son algunos de los temas que contiene el libro, que por cierto, su título, es parte de la terminología que tiene la lista de la nueva bibliografía a la cual tendremos que acostumbrarnos en la revolución digital del Tercer Milenio.

En la nueva era digital, donde cada cuatro segundos se conecta un usuario a la red de computadoras más grande del mundo (Internet), habrá que acostumbrarnos a cosas nunca antes vistas ni escuchadas; por ejemplo, habrá cambios en todos los órdenes de nuestra vida, en el vestir, en el comer, en el comprar y estos cambios los impondrá el hecho de que en la próxima década, de una o de otra forma, todos los habitantes del planeta estarán conectados a la web o a la Internet.

Conforme se profundiza en la lectura del libro, se adquiere una idea clara de la brutal dimensión tecnológica que dominará la sociedad del nuevo milenio. Esta dominación se dará principalmente en la imposición de nuevas costumbres y formas de convivencia, las cuales alterarán también la economía, la política, la ciencia, la educación y la escala de valores morales, éticos y religiosos.

El resultado del choque de la era digital contra los cimientos de la civilización actual, aún no lo conocemos, ni sabemos ¿qué pasará?, no sabemos si la sociedad actual se dispersara en miles de cibernautas aislados, sólo sabemos que todo esto inició cuando Mario Bros y su generación del Atari sustituyó a la generación que jugó al trompo, al balero y a las canicas mientras en nuestro país, cantábamos inocentemente aquellas famosas canciones escolares llamadas La víbora de la mar y Mambrú se fue a la guerra. Después, a Mario Bros lo sustituyó el PlayStation y el XBox, a estos últimos, los sustituirá la generación de “ciberniños” que jugaran con asombrosos juguetes digitales.

La cultura y la música también son parte de los temas que no escaparán a la revolución tecnológica del Tercer Milenio, en este sentido, veremos extinguirse aquellos románticos negocios donde la gente se reunía en las tardes a tomar un buen café y comentar tranquilamente las noticias del día; en esos lugares, a lo lejos se escuchaba el cantar de un trovador o las alegres notas de la marimba, sin embargo, esta romántica referencia se sacude violentamente cuando encontramos en la lectura del libro referencias totalmente opuestas, como el dato que aparece en la página 51, donde se habla de un talentoso pianista que ha ofrecido más de dos mil conciertos en los principales escenarios del mundo, este músico famoso se llama “Cuco el Guapo,” nació en un laboratorio de la Universidad de Puebla, está hecho de fierro cubierto de acrílico, su cerebro es un chip de 16 bits y sus movimientos son ejecutados con modelos matemáticos, en su ojo derecho tiene adaptado un sistema especial de video que le permite reconocer y leer las notas musicales.

Por la vereda digital cuco el guapo

Este robot y sus hermanos de la familia robótica, serán los encargados de crear la música que llevará por la vereda digital a las futuras generaciones, tal y como lo hicieron en su momento, Agustín Lara, Toña la Negra, los Martínez Gil o el mismo Gonzalo Curiel, quienes nos llevaron de la mano por “la vereda tropical”, mientras reflexionamos con nostalgia en tan bonitos recuerdos, ¡aguas! porque el futuro llegó.

jalbertogaytangarcia@gmail.com
A24R6/17

Sígueme en:
error

Acerca del autor

José Alberto Gaytan
José Alberto Gaytan
José Alberto Gaytán García ha escrito artículos y ensayos de corte académico en diarios y revistas de México y de los Estados Unidos; ha participado en importantes proyectos académicos e impartido conferencias sobre temas de historia, tecnología y educación en el marco de las relaciones entre México y los Estados Unidos, tema en el cual realizó sus estudios de doctorado en The Graduate School of Internacional Studies de la Universidad de Miami.

Entradas relacionadas

Dejar un Comentario