Abraham Lincoln (segunda parte)

Por José Alberto Gaytán García*

La repentina muerte de su novia Ann Rutledge, provocó que Abraham Lincoln cayera en una profunda depresión y en una grave crisis nerviosa, estuvo en cama seis meses. Cuentan los biógrafos e historiadores que Ann, cuando murió en New Salem, Illinois, tenia 22 años de edad y que era una joven extremadamente hermosa, tenia los ojos azules, cabello rizado color oro y la voz y el carácter de un ángel. Años después, el romance de “Abe” y Ann, como le decían sus amigos, sirvió de inspiración a escritores y poetas para publicar hermosos poemas y novelas de amor.

Abraham como pudo, se repuso y volvió a su vida normal, antes de estudiar la carrera de Leyes y de entrar de lleno a la política, la hizo de todo, fue leñador, carpintero, granjero, abarrotero, reportero, escritor, encargado de la oficina de correos de su pueblo, ayudante del capitán de un buque de vapor llamado el Talismán, el cual navegaba sobre el caudaloso río Mississippi. “Abe” era un hombre totalmente pacifista, aun así, sus amigos lo enlistaron como voluntario en el ejército de los Estados Unidos donde gracias a su carisma y popularidad, más que a sus destrezas militares, obtuvo el grado de capitán.

“Abe” dejó de ser el tipo tímido y callado que todos conocían para convertirse en un gran orador, le apasionaba debatir asuntos de política, como el tema de la abolición de la esclavitud. Cabe aclarar, que en ese entonces, en gran parte de la Unión Americana era legal tener esclavos, desde luego, Lincoln se oponía rotundamente a ello, al igual que se oponía al asunto de la guerra contra México. En efecto, Abraham Lincoln, decía que la invasión norteamericana a territorio mexicano era un acto planeado por los Estados Unidos, lo cual era ilegal y contrario a las buenas costumbres, ya que México era un país vecino y hermano de la Unión Americana. Cabe señalar también que este conflicto se originó porque el Gobierno de los Estados Unidos insistía en imponer como línea fronteriza del estado de Texas, el sur del río Grande, mientras que el Gobierno mexicano sostenía que la frontera estaba más al norte, limitando con el río Nueces y no con el río Grande, el asunto finalmente desembocó en la invasión norteamericana contra México en 1846.

Para ese entonces, Lincoln era una persona altamente carismática y con gran facilidad para hacer amigos, parte de esa popularidad se debía a su inmensa estatura, Abraham media más de dos metros, era delgado, erguido serio, con voz fuerte y grave, usaba sombrero negro de tubo largo, más que un aspirante a político, parecía un sacerdote protestante de aquellos tiempos.

La vida lo siguió golpeando con dureza, por ejemplo, en enero de1828, su joven hermana Sarah Lincoln, murió durante los trabajos de parto de su primer hijo. Abraham culpó al esposo, un joven granjero de nombre Aarón Grigsby, de haberla descuidado. La disputa creció cuando Aarón se casó al poco tiempo de morir Sarah, “Abe” se molestó muchísimo porque su cuñado tuvo la ocurrencia de convencer a su hermano para que se casara con la hermana gemela de su nueva novia, es decir, que los hermanos Grigsby se casaron el mismo día con dos hermanas gemelas, que por cierto, eran sus vecinas.

La muerte de su hermana Sarah y la disputa con su cuñado Aarón, no serían nada comparado con otras disputas más graves y tragedias más grandes que este formidable hombre habría de enfrentar en su carrera hacia su destino final, la presidencia de los Estados Unidos. Continuará…

jalbertogaytangarcia@gmail.com
A28R6/17

Sígueme en:
error

Acerca del autor

José Alberto Gaytan
José Alberto Gaytan
José Alberto Gaytán García ha escrito artículos y ensayos de corte académico en diarios y revistas de México y de los Estados Unidos; ha participado en importantes proyectos académicos e impartido conferencias sobre temas de historia, tecnología y educación en el marco de las relaciones entre México y los Estados Unidos, tema en el cual realizó sus estudios de doctorado en The Graduate School of Internacional Studies de la Universidad de Miami.

Entradas relacionadas

Dejar un Comentario