Veracruz: Tierra de presidentes

Por José Alberto Gaytán García*

En el estado de Veracruz nacieron ocho distinguidos líderes que tuvieron la fortuna de destacar en sus carreras políticas y convertirse en presidentes de México, ellos fueron: Antonio López de Santa Anna, Francisco Javier Echeverría, José Joaquín de Herrera, José Ignacio Pavón, Sebastián Lerdo de Tejada, Francisco Lagos Cházaro, Miguel Alemán Valdés y Adolfo Ruiz Cortines.

02. Sebastián Lerdo de Tejada Veracruz Tierra de presidentes

Sebastián Lerdo de Tejada (1872-1876). Presidente en la época de la Reforma, brazo derecho y operador político de Benito Juárez, brillante abogado, considerado un hombre de inteligencia superior, fue el alma del Partido Liberal Mexicano, Rector del Colegio de San Ildefonso.

Al otro lado del Río Grande, en el estado de Virginia, nacieron también ocho distinguidos líderes cuya suerte y circunstancias políticas les ayudaron a convertirse en presidentes del país más poderoso de la tierra, los Estados Unidos, ellos fueron: George Washington, Thomas Jefferson, James Madison, James Monroe, William Henry Harrison, John Tyler, Zachary Taylor y Woodrow Wilson. De esta forma, los estados de Veracruz y Virginia son en el marco de la vecindad histórica entre México y los Estados Unidos, los únicos estados en cuyo territorio han nacido más presidentes de la república.

Veracruz Tierra de presidentes

Thomas Jefferson (1801-1809). Fue el tercer presidente de E.U., brillante diplomático,intelectual visionario, a los 33 años de edad redactó la Declaración de Independencia de los Estados Unidos,Rector de la Universidad de Virginia.

Efectivamente, en ningún otro estado de la Unión Americana y en ningún otro estado de la República Mexicana, han nacido tantos presidentes, los estados más cercanos en este renglón son Ohio con siete y Coahuila, Puebla y Sonora con cinco presidentes cada uno. Veracruz y Virginia: Tierra de presidentes es el título del libro que en breve publicará la Secretaria de Educación con el fin de promover el tema de estudios comparados de los presidentes veracruzanos, ya que prácticamente en México no existe una corriente de investigación sobre estudios presidenciales, a diferencia de los Estados Unidos en donde fundaciones, universidades y centros de investigación con sus formidables bibliotecas de estudios presidenciales, publican cientos de libros sobre la vida y obra de sus presidentes.

Empolvados en los “sótanos y pasillos” de la historia de México existen provechosas lecciones sobre los éxitos y fracasos cometidos en el pasado por nuestros gobernantes, lecciones que debemos conocerlas mejor, revisarlas y volverlas a leer. El libro ofrece entre otros interesantes aspectos, diversas anécdotas sobre la personalidad de los presidentes estudiados, así como valiosas referencias sobre los procesos electorales que los llevaron al poder, incluyendo la creación del Colegio Electoral de los Estados Unidos, una compleja y eficaz institución que bajo un sistema de votación indirecta durante más de doscientos años ha elegido pacíficamente a su presidente, como fue el caso de la elección de 1789 en la cual George Washington, “el Padre de la Patria”, fue electo primer presidente de los Estados Unidos.

Esta investigación responde a preguntas obligadas relacionadas con los siguientes aspectos: ¿Quienes fueron estos hombres?, ¿a qué se dedicaron antes de llegar a la presidencia?, ¿cuánto tiempo duraron en el poder?, ¿qué problemas tuvieron en sus gobiernos?, ¿qué fin tuvieron? Por ejemplo, hubo uno de ellos que sólo gobernó unos días comparado con otro que fue once veces presidente, provocando con su inquieta carrera militar innumerables hechos políticos y de armas, fue sin duda el gobernante que más apasionamiento, admiración y repudio popular despertó entre la gente de su época, como muestra de este comentario el libro cita el artículo Arcos Triunfantes escrito por un periodista de la época en cuyo contenido cuestiona con sobrada retórica la personalidad de dicho gobernante “…¿Quién es?, ¿acaso es Licurgo? que viene de fructuosos viajes por oriente, donde aprendió la filosofía egipcia y las leyes cretenses, ¿acaso es Alcibíades? que derrota a sus enemigos con tropas mucho menores en número, ¿acaso es Colón? que en contra de los gritos cobardes de sus marinos marcha al descubrimiento de un nuevo mundo, ¿acaso don Pedro “el Cruel”, acaso “el Preste Juan de las Indias”?…” El articulista después de resolver que Antonio de Padua y María Severino López de Santa Anna Pérez de Lebrón (su nombre completo), no era ninguno de esos valientes caballeros por quien preguntaba, concluye su artículo señalando que “el César de Tampico”, “el Héroe del Pánuco”, “el Napoleón del Oeste”, “el Idolatra de la Libertad”, “el Fénix de Manga de Clavo” o “Su Alteza Serenísima”, no era sino lo que todos ya sabíamos “un sujeto que no aceptaba sus culpas y que en el destierro sólo se acordaba de las infamias de sus enemigos”.

Los invito a conocer más sobre nuestros presidentes leyendo el libro comentado.

jalbertogaytangarcia@gmail.com
A03R2/17

Sígueme en:

Acerca del autor

José Alberto Gaytan
José Alberto Gaytan
José Alberto Gaytán García ha escrito artículos y ensayos de corte académico en diarios y revistas de México y de los Estados Unidos; ha participado en importantes proyectos académicos e impartido conferencias sobre temas de historia, tecnología y educación en el marco de las relaciones entre México y los Estados Unidos, tema en el cual realizó sus estudios de doctorado en The Graduate School of Internacional Studies de la Universidad de Miami.

Entradas relacionadas

Dejar un Comentario