Niños brillantes (Segunda parte)

Por Alberto Gaytán*

Victoria Cowie, tiene once años de edad, nació en el condado Shropshire de Inglaterra, alcanzó fama mundial cuando obtuvo 162 puntos en el examen Mensa, el cual solo aprueban las personas con el coeficiente intelectual (IQ) más alto del mundo. La sociedad Mensa es una asociación internacional de gente superdotada que promueve la inteligencia en beneficio de la humanidad.

Es tan difícil aprobar el examen de ingreso a esta asociación, que sólo el dos por ciento de la población del mundo logra aprobar dicho examen. Mensa fue fundada en Inglaterra en 1946, tiene 110 mil socios en el mundo, su nombre procede de la palabra en latín mesa, en referencia a la famosa leyenda de la “mesa redonda” del Rey Arturo. Victoria Cowie obtuvo un puntaje mayor que las siguientes celebridades: Stephen Hawking (160), Albert Einstein (160), Bill Gates (160) el fundador de Microsoft, el director de cine Quentin Tarantino (160), Sigmund Freud (156) el padre del psicoanálisis, la cantante Madonna (140), Hillary Clinton (140) y su esposo, el ex presidente Bill Clinton (135), Arnold Schwarzenegger (135), el actor de origen austriaco y la actriz Nicole Kidman (132).

 

Existe también el sorprendente caso del niño Akrit Jaswal quien se hizo famoso a los ocho años de edad, cuando en su país, la India, realizó una exitosa cirugía de mano a una niña accidentada. El coeficiente intelectual de Akrit es de 146, actualmente es un gran científico y una autoridad medica admirada por sus trabajos de investigación en la búsqueda de la cura del cáncer.

Los niños superdotados constituyen el 2% de la población infantil del mundo y se consideran superdotados a los niños con un coeficiente intelectual superior a 140.

Robert Clarke, autor del libro Supercerebros, comenta que no existen genes de la inteligencia, por lo que debemos buscar explicaciones fuera de la genética para entender el extraordinario desarrollo de las 100 mil millones de conexiones de neuronas que tiene el cerebro de estos niños. Asimismo, aclara este investigador, que no todos los niños superdotados llegan a ser genios o niños súper brillantes, ya que algunos durante su infancia sufren diversos problemas de madurez y adaptación social, inclusive, muchos llegan a ser considerados retrasados o débiles mentales, como el caso de Charles Darwin e Isaac Newton, que fueron alumnos mediocres, también está el caso de Albert Einstein que fue considerado retrasado mental, ya que tardó mucho tiempo en hablar. Así que estimados lectores hay que ponerle mucha atención a nuestros familiares menores, no vaya ser que entre la familia tengamos un genio fregononón.

Alberto Gaytan*, estudió un doctorado en estudios internacionales en la Universidad de Miami.  

Joseagaytangarcia@gmail.com

2A/R11//2015/2020/5/06

Sígueme en:

Acerca del autor

José Alberto Gaytan
José Alberto Gaytan
José Alberto Gaytán García ha escrito artículos y ensayos de corte académico en diarios y revistas de México y de los Estados Unidos; ha participado en importantes proyectos académicos e impartido conferencias sobre temas de historia, tecnología y educación en el marco de las relaciones entre México y los Estados Unidos, tema en el cual realizó sus estudios de doctorado en The Graduate School of Internacional Studies de la Universidad de Miami.

Entradas relacionadas

Dejar un Comentario