La Zeta (Tercera parte)

Por José Alberto Gaytán García*

En Santa Julia hay tres tipos principales de miel, la que se producen en el mes de marzo, elaborada principalmente de la flor de árboles de naranja, mandarina y limón. La de mayo, llamada miel multiflora, elaborada de la flor de los cafetales de la región y de una amplia variedad de árboles locales llamados chalahuite, acahualera, tepetomate, zapote prieto, zapote domingo, etc. La miel que se produce en septiembre se le llama de flor amarilla o miel del altiplano. La botella de tres cuartos de litro de estas tres variedades vale aproximadamente cincuenta pesos.

Uno de los productos más valiosos que se producen en Santa Julia, es la miel virgen, un poderoso agente energético que ayuda a combatir todas las enfermedades citadas en este y en el anterior artículo, el frasco pequeño vale ciento veinticinco pesos.

El frasco de jalea real vale noventa pesos, este producto contiene poderosos nutrientes y enormes propiedades curativas; la jalea real es un gran auxiliar para combatir el insomnio y mejorar el funcionamiento de la memoria, aumenta la fertilidad tanto en hombres como en mujeres, rejuvenece la próstata y regula el funcionamiento hormonal. La jalea real es un producto viscoso, de color blanco anacarado, tiene un sabor entre ácido y azucarado, resultado de la mezcla del polen y del néctar que segregan las glándulas faríngeas de las sabias y trabajadoras abejas de la sierra de Misantla, quienes por cierto, desde la época prehispánica, eran cultivadas por las tribus totonacas. Cabe comentar que la miel era uno de los principales alimentos utilizados por dichas tribus totonacas, quienes además de emplearla en usos medicinales y religiosos, la utilizaban como pago de impuestos y tributos que les impo-nían los españoles durante la época de la conquista.

El frasco de polen de un cuarto de litro vale cincuenta y cinco pesos. El  polen  se encuentra en grandes cantidades en las flores de la región, las abejas lo extraen al momento de producirse el proceso de polinización, que es cuando el polen se esparce por todas partes, la abeja lo recoge, lo humedece con su saliva y con el néctar de las flores, lo  forma en pequeñas bolitas, las carga en sus patas traseras y de ahí las lleva a la colmena. El polen es un rico suplemento alimenticio abundante en proteínas y vitaminas, es un eficaz medicamento en tratamientos de alergias respiratorias y anemias. Por si todo lo anterior no fuera suficiente, el polen ayuda también a regenerar las neuronas del cerebro, a prevenir embolias y a regular la presión arterial.

El propóleo es una resina que extraen las abejas de la corteza de los árboles y de las plantas, las abejas utilizan la resina para prevenir y curar a la colmena de enfermedades producidas por bacterias y hongos. Nuestros antepasados observaron este método de curación y lo aplicaron al ser humano con excelentes resultados, toda vez  que la esencia de esta resina se utiliza como un poderoso bactericida y un eficaz cicatrizante.

La pomada de propóleo es un exitoso antibacteriano para tratar infecciones provocadas por heridas en la piel, úlceras y quemaduras, el botecito de este producto vale treinta y cinco pesos. El propóleo combinado con miel es altamente eficaz para tratar casos agudos de gastritis. El frasco de jarabe de propóleo vale cincuenta y cinco pesos, hecho de miel y hierbas medicinales combate exitosamente la tos, los resfriados comunes y las infecciones en la garganta. Hay además, una larga lista de productos medicinales y de belleza que se venden en este lugar, como la loción exfoliante que vale treinta pesos el frasco o el ungüento para tratamientos de labios resecos que cuesta doce pesos.

Adelante de Santa Julia y en pleno ascenso hacia la sierra, existe un lugar que se llama Luz Bella, desde ahí, se aprecia la belleza de las azules playas del Golfo de México, que desde ese punto están a más de treinta kilómetros de distancia en línea recta; dependiendo la estación del año, las playas algunas veces se aprecian de color verde y otras de color turquesa.

En este trayecto se puede observar perfectamente lo que es el inicio de uno de los ecosistemas más atractivos e interesantes del mundo. Flores, plantas y árboles frutales los hay de todos tipos, por ejemplo, adelante de un lugar que se llama Santa Rita encontramos toritos, vaquitas, manuelitos, flor de muerto, mejor conocida como cempaxochitl, canelitas, lirios, mano de león, pitayas, dalias, hortensias y caprichos de amor. Por demás interesantes son los bosques de niebla, melancólicos pero llenos de vida están repletos de pinos, encinos, magnolias y de un abundante árbol que se llama liquidambar; también hay helechos, álamos, orejones, higueras y lo poco que queda de cedros y caobas, ya que lamentablemente la tala inmoderada y la falta de asesoría y supervisión casi los extinguió

La ruta panorámica a Xalapa continúa con una increíble combinacion de colores, valles, lomas, desfiladeros, barrancas, cañadas, cañones, cerros, montañas, cascadas,  escurrimientos, riachuelos, caídas y cascadas, En el fondo de los desfiladeros hay numerosos poblados donde se aprecia las actividades agrícolas y ganaderas, en un día sin neblina y con buen clima, los colores  y contrastes naturales se aprecian con espectacularidad al fondo de los voladeros y las cañadas.

Toda esta riqueza natural junta constituye un enorme jardín botánico y escénico que esta en espera de ser observado, conocido, estudiado y protegido mejor.

jalbertogaytangarcia@gmail.com
A19R6/17

Sígueme en:

Acerca del autor

José Alberto Gaytan
José Alberto Gaytan
José Alberto Gaytán García ha escrito artículos y ensayos de corte académico en diarios y revistas de México y de los Estados Unidos; ha participado en importantes proyectos académicos e impartido conferencias sobre temas de historia, tecnología y educación en el marco de las relaciones entre México y los Estados Unidos, tema en el cual realizó sus estudios de doctorado en The Graduate School of Internacional Studies de la Universidad de Miami.

Entradas relacionadas

Dejar un Comentario